fbpx

¿Dónde comer cerca de Villanúa?

El pueblo de Villanúa, compuesto por algo más de 500 habitantes, es eminentemente turístico, pese a que hace muchos años se dedicaban a la cría de caballos.

Y uno de los puntos importantes dentro del turismo es la gastronomía. Así que os vamos a hablar de dónde comer cerca de Villanúa.

Pero primero os vamos a contar un poco de Villanúa.

En su término municipal están los pueblos abandonados de Cenarbe y Aruej, así como las parroquias también abandonadas de Izel y Santiago.

Las sierras interiores del Pirineo son de roca caliza, ayudando a la formación de cuevas. Se pueden contar unas treinta, siendo las más importantes las de Güixas y Esjamundo.

El río Aragón también ha formado la Foz de Villanúa.

Villanúa (Wikipedia)

También se encuentran en el término varios barrancos:

  • Arraguás: Éste es el más importante, recoge las aguas de Collarada, la Espalta y la Selva.
  • Betigueral: Baja de Diezcapanas.
  • Orbil
  • San Juan: Recoge las aguas del valle de Cenarbe
  • Borgazos: Conectado con Esjamundo, cuenta con un lago interno, San Lorenzo.
  • Lierde: En la parte final se construyeron unos muros en los años 80 con forma de escalera para salvar la fuerte pendiente.
  • Santiago: Recoge las aguas de los montes que rodean Aruej y Santiago.

Villanúa tiene varios atractivos turísticos, como su casco viejo, que se arremolina entorno a la iglesia románica de San Esteban, del siglo XII y en el que en algunas casas aún se pueden distinguir escudos, habiendo 4 diferentes: Casa Tati, Casa Caracoles, Casa Pedro Esteban y casa Viñao.  En su interior se haya la talla románica de Nuestra Señora de los Ángeles, del siglo XI. La talla se encontraba en la ermita del cementerio viejo, desaparecida en la primera mitad del siglo XX.

En el centro de interpretación de las Güixas descubrirás que la tradición oral habla de la celebración, en esta cueva, del Sabbat y de aquelarres de las conocidas como brujas de Villanúa.

Podemos encontrar el viaducto ferroviario, inaugurado el 24 de Agosto de 1916. Está formado por 28 arcos.

El puente viejo, único acceso hasta los 90, data del siglo XII, cuando el rey de Aragón, Pedro I lo mandó construir. Atraviesa el río Aragón y por él discurre el Camino de Santiago. En las afueras del pueblo se hayan 3 dólmenes: Tres peñas o Diezcapanas, Las Güixas y Letranz.

En Cenarbe se pueden visitar las ruinas de la iglesia románica de San Pedro, siglo XII. En Señorío de Aruej se encuentra la iglesia románica de San Vicente del siglo XI y el Torreón del siglo XIV.

Pero de todos los atractivos turísticos, quizá el más destacado sea el Parque de Aventura el Juncara. Se trata del mejor ecoparque del Pirineo, en el que hay 60 juegos y 16 tirolinas.

Villanúa tiene como fiestas la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de Setiembre y San Esteban, 26 de Diciembre. Dos buenas fechas para subir a conocer el pueblo y sus alrededores.

Sin duda, un activo importante del Pirineo, en concreto de la comarca de la Jacetania, es su gastronomía, en la que abundan los productos autóctonos para realizar recetas de toda la vida.

Muchos son los productos autóctonos, de calidad, que protagonizan platos típicos y tradicionales, que se pueden encontrar durante todo el año, aunque muchos son recomendados para el otoño-invierno.

Un  ejemplo de estos productos son los boliches, una legumbre redonda muy fácil de preparar.

Aunque si hay un producto que destaca por encima de todos, es la carne, una de las que más calidad tiene en el Estado Español. Dos ejemplos de esta carne son el Cordero y el Ternasco de Aragón.

La caza también es importante dentro de las carnes, y muchos son los platos que se preparan con ella. Por ejemplo, la liebre, la codorniz, la perdiz o el jabalí.

Algunos de estos platos típicos son:

Ensalada Aragonesa, a base de patata hervida, pepino, cebolla y ajo, además de lechuga, tomate, aceitunas y atún en escabeche.

  • Judías blancas con huevo duro.
  • Migas aragonesas o del pastor.
  • Sopa de ajos aragonesa.

Ahora que hemos repasado la gastronomía del Pirineo Aragonés, toca la pregunta clave ¿Dónde comer cerca de Villanúa?

En el valle hay varios restaurantes en los que comer y degustar algunos de estos platos tradicionales, pero nosotros os recomendamos venir a conocernos. Estamos a poco más de 40 minutos en coche.

El Valle de Aísa es uno de los lugares por descubrir dentro de los Pirineos Aragoneses, y en nuestra casa, además de alojarte en unas habitaciones confortables y sencillas, puedes disfrutar con nuestra cocina, en la que, en la carta, hay varios de estos productos en algunos de los siguientes platos:

Ensalada de Perdiz escabechada, Raviolis de pasta fresca rellenos de Ternera de Aísa, crema de boletus y castañas, cardos al estilo tradicional aragonés, falso milhojas de confit de pato o rabo de vaca a baja temperatura.

Además, incluimos un menú de temporada a un precio muy competitivo con platos que se adecúan a la época del año.

Trabajamos los platos tradicionales con nuevas técnicas culinarias para ir un paso más allá.

En nuestro salón disfrutarás de un ambiente cálido y acogedor en el que, además de disfrutar de una buena comida, acompañada de un buen vino, podrás charlar agradablemente.

Consulta nuestra carta y ven a disfrutar de nuestra cocina y del resto de nuestra casa en la que ofrecemos sencillez y comodidad a todos nuestros clientes.

¡Comparte!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email