fbpx

¿Conoces los ibones de Aísa?

Llega el calor y las buenas temperaturas. Y las ganas de salir al monte, dar un paseo acompañados por el grito de las marmotas, y por qué no, bañarnos en un ibón.

Ibón es el término en aragonés que al pasar al castellano ha quedado relegado para denominar los pequeños lagos de montaña de origen glaciar​ situados en el Pirineo Aragonés, desde Los Valles Tranquilos hasta el entorno de la Tuca del Aneto.

Además, los ibones son uno de los mayores atractivos turísticos de nuestras montañas en verano. Por su facilidad de acceso en la mayoría de los casos y sobre todo por su belleza.

Cerca de nuestro alojamiento se encuentran varias rutas a los principales y más bonitos ibones de nuestros Pirineos. Nosotros te aconsejaremos las mejores rutas, los mejores horarios y las fotografías que debes hacer sí o sí. Pero hasta entonces os dejamos una pequeña reseña de los 3 ibones más representativos.

Ibón de Estanés (Candanchú)

Esta ruta parte de la Estación de esquí de Candanchú, aunque también puedes llegar a él desde Agua Tuerta os desde el francés Valle del Aspe. Se trato de uno de los ibones más conocidos y visitados de la zona del Valle del Río Aragón.

Se encuentra a una altitud de 1.754 metros y tiene una dificultad media, ya que sí que existe algún tramo como es el caso de Gave d Àspe que tendremos que atravesar mediante alguna pequeña trepada sin dificultad.

Desde el párking tomaremos la pista para abandonarla pasados unos 500 metros para tomar un sendero que sale a nuestra derecha justo antes de alcanzar el puente.  Se trata del GR-11 que nos llevará directamente hasta el Ibón de Estanés.

Ayous, Lac Gentau. Foto: Excursiones Por Huesca

Lagos de Ayous (Astún) (e ibones de Astún y Las Ranas)

Aunque quizá la ruta más común se realiza desde el vecino valle de Tena, nosotros os proponemos ésta desde la estación de esquí de Astún, aprovechando el telesilla que abren en verano y que por sólo 10 € pueden ayudarte a salvar 420 de desnivel

El telesilla nos deja prácticamente junto al Ibón de Astún, al cual podremos acceder en apenas 5 minutos, descendiendo un pequeño desnivel de unos 20 metros.

Tomamos la pista forestal de 1,2 kilometros de longitud, que parte desde el telesilla hacia el noroeste y que en suave descenso nos llevará hasta el ibón del Escalar, también conocido como Ibón de las Ranas. Se trata de una ruta donde vais a pasar por decenas de pequeños lagos e ibones hasta llegar finalmente al Refugio de Ayous, en Francia. Acompañados en casi todo momento por el gran vigilante Midi Osseau, el pico más emblemático de este parque nacional.

El premio final de esta preciosa excursión es el Lac Gentau, un ibón rodeado de una extensa pradera que invita a tumbarse y pasar un rato disfrutando del magnifico paisaje de este entorno.

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email