fbpx

La fauna de nuestros valles, el gran tesoro del otoño

Otoño es color. Es olor a humedad, a lluvia y a bosque. Es momento de moras, setas o arándanos. Pero también es uno de los mejores momentos para poder disfrutar de otros espectáculos que nos regala la naturaleza. Uno de ellos es la berrea, o lo que es lo mismo, el bramido que emiten los ciervos machos durante esta época del año para conseguir el amor de las hembras. La fauna de nuestros valles es, sin lugar a dudas, el gran tesoro de nuestros valles en otoño.

En la Comarca de la Jacetania hay varios puntos para poder disfrutar de su inconfundible sonido. Los ciervos, casi extintos en el Parque Natural de los Valles Occidentales, están viviendo una repoblación en la zona de la Garcipollera, a sólo 8 kilómetros de nuestro Alojamiento Valle de Aísa. Otro de los puntos, quizá menos atractivo pero sí con el objetivo asegurado, es la propia ciudadela de Jaca, donde algunos machos ya han comenzado a separar de la manada a alguna hembra en la que están interesados.

Los corzos son otros de los animales que se dejan ver en los bosques de nuestros valles durante el otoño. Los llamados “duendes de los bosques” deben su apodo a su andar silencioso sobre la tierra y hojarasca de los montes. Así que si quieres ver a estos cérvidos, más pequeños que sus antecesores, te recomendamos que recorras los bosques de los Valles Tranquilos casi en el mismo silencio que ellos…. y al atardecer. Otro de los animales que habita muy cerquita de nuestro alojamiento es el jabalí. Éste sí, en mayor número.

Esta fauna tan valiosa, junto con el rebeco, la marmota, el zorro, el armiño o la comadreja, determinó que en su día se creara la Reserva Nacional de Caza de Los Valles. Para acceder a estas selvas, las carreteras discurren paralelas a los cauces de los ríos abriéndose paso entre las rocas calizas por estrechas foces o gargantas.

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email