fbpx

Aísa (Huesca)

Déjate enamorar por Los Valles Tranquilos

Valle de Aísa

Si solo supieras que estamos en el Valle de Aísa o, como nos gusta llamarlos, los valles tranquilos, a tiro de piedra de las estaciones de esquí de Astún y Candanchú, ya sería un buen motivo para venir. Pero hay más…

Aísa es uno de los pueblos de Huesca más bonito y con más encanto, con su aspecto tradicional y cuidado, sus casas de piedra y tejados de pizarra. Situado en la puerta al Parque Natural de los Valles Occidentales, es un lugar donde respirar aire puro y disfrutar de la naturaleza sin prisas y a tu ritmo.

Estamos a solo 25 km. de Jaca y a 60 del parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo aragonés. Y eso significa más opciones de diversión para ti: actividades culturales, senderismo, rutas de btt, bird watching, rica gastronomía,… 

¿A qué ya te apetece hacer la maleta?

Qué ver en Aísa

Aquí van algunas ideas de qué puedes ver y hacer en el Valle de Aísa:

Aísa, Conjunto Urbano
Pasear por Aísa es disfrutar de la tranquilidad que se respira en las calles de esta pequeña población pirenaica. Visita la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVII y la Ermita de San Esteban, famosa por ser donde eligió educarse el Rey Alfonso I.
Macizo del Aspe, panorámicas de lujo
El Aspe (de 2640 metros de altitud) es, junto a Liena del Bozo y Liena de Garganta, el pico con más carácter de nuestro valle. Forman un paraíso para los montañeros, escaladores y alpinistas dispuestos a practicar sus deportes favoritos.
Monumentos megalíticos
¿Sabías que en Aísa tenemos un Dolmen que ha sido catalogado como la construcción megalítica más antigua de los Pirineos? Descúbrelo mientras contemplas otros de los primeros monumentos del hombre, como cromlechs y menhires.
El misterio de San Adrián de Sasabe
Esta preciosa ermita románica situada en Borau fue construida en un lugar escondido, algo nada habitual para un templo románico. Cuenta una leyenda que aquí estuvo guardado el Santo Grial, en su camino hacia San Juan de la Peña.
San Juan de la Peña, imprescindible
Este precioso monasterio románico, cuna del Reino de Aragón, fue construido en el siglo X y está cubierto por una enorme roca. Es un espacio protegido por su espectacularidad y su valor, tanto histórico como cultural y natural.
Jaca, capital de la comarca
Su Catedral románica, el Museo Diocesano o el Castillo de San Pedro son tres atractivos de esta ciudad. No te vayas sin visitar la Ciudadela, una fortificación militar de finales del siglo XVI, el casco histórico o los restos de la Ermita de Villar de Sarsa.
Previous
Next

Los Valles Tranquilos

Parque Natural de los Valles Occidentales

El Parque Natural de los Valles Occidentales está situado en el extremo noroccidental del Pirineo aragonés, colindando al norte con Francia y al oeste con Navarra. Se extiende por las cabeceras de los ríos Veral, Aragón Subordán, Osia, Estarrún y Lubierre.

Su relieve ha sido modelado por la acción de los glaciares, que esculpieron esbeltos picos al tiempo que excavaron circos y valles en forma de U, así como cubetas que darían lugar a los actuales ibones (lagos de montaña).

Un auténtico santuario para la flora y fauna de montaña y un enclave privilegiado para los deportes de montaña.

casa rurales con restaurante huesca

Dónde comer en Aísa

Está claro… ¡en nuestro alojamiento rural! Tenemos bar y restaurante con carta y menú para deleitarte con una combinación de platos tradicionales y vanguardistas.

habitaciones parejas

Dónde dormir en Aísa

Si buscas un alojamiento sostenible para conocer uno de los lugares más bellos de nuestra geografía, no te vayas sin reservar y déjanos enseñarte el Valle de Aísa.

Cómo llegar al Valle de Aísa

El Valle de Aísa está en Huesca, en la provincia de la Jacetania, a pocos kilómetros de la frontera con Francia. Puedes venir en coche o viajar hasta Huesca en tren o en autobús.

Cómo crear el plan ideal para comer, dormir y descubrir el valle de Aísa

Si nos preguntas, lo tenemos claro: eligiendo un alojamiento rural en el valle de Aísa que cuide tanto de sus visitantes como de sus pueblos y del medio ambiente

Aquí podrás descansar en una habitación a tu medida, comer en el bar o en el restaurante y empezar cada mañana con un planazo, tanto si te va el turismo cultural, el de naturaleza o quieres simplemente descansar unos días.

El Valle de Aísa está lleno de contrastes y posibilidades para desconectar, vengas en la época del año que vengas. 

En otoño podrás recoger setas en nuestros prados y bosques o participar en jornadas micológicas. En verano te esperan actividades al aire libre, como el parque de tirolinas o rutas en bici, a pie y paseos a caballo. En primavera, los valles se visten de mil colores para los amantes de la fotografía y el birdwatching. Y en invierno, disfruta de las raquetas y el esquí.

Todo en un alojamiento en el que la sostenibilidad es mucho más que una palabra, donde puedes conocer la belleza y tranquilidad del Valle de Aísa, mientras colaboras para que sus pueblos y tradiciones sigan vivos.

Si es lo que buscas, ¡te estamos esperando!
Ven donde el tiempo se disfruta.

Cómo crear el plan ideal para comer, dormir y descubrir el valle de Aísa

Si nos preguntas, lo tenemos claro: eligiendo un alojamiento rural en el valle de Aísa que cuide tanto de sus visitantes como de sus pueblos y del medio ambiente

Aquí podrás descansar en una habitación a tu medida, comer en el bar o en el restaurante y empezar cada mañana con un planazo, tanto si te va el turismo cultural, el de naturaleza o quieres simplemente desconectar unos días.

El Valle de Aísa está lleno de contrastes y posibilidades para disfrutar y desconectar, vengas en la época del año que vengas. 

En otoño podrás recoger setas en nuestros prados y bosques o participar en jornadas micológicas. En verano te esperan actividades al aire libre, como el parque de tirolinas o rutas en bici, a pie y paseos a caballo. En primavera, los valles se visten de mil colores para los amantes de la fotografía. Y en invierno, disfruta de las raquetas y el esquí.

Todo en un alojamiento en el que la sostenibilidad es mucho más que una palabra, donde puedes disfrutar de la belleza y tranquilidad del Valle de Aísa, mientras colaboras para que sus pueblos y tradiciones sigan vivos.

Si es lo que buscas, ¡te estamos esperando!
Ven donde el tiempo se disfruta.